DON GIOVANNI, LA SEDUCCIÓN DEL ENGAÑO

ABAO-OLBE (Asociación Bilbaína de Amigos de la Ópera) sube al escenario del Palacio Euskalduna “Don Giovanni”, de Wolfgang Amadeus Mozart, los próximos días 18, 21, 24 y 27 de febrero, con el patrocinio de la Diputación Foral de Bizkaia. El libreto del italiano Lorenzo da Ponte, basado en el mito de Don Juan, no ha perdido actualidad: el engaño sigue siendo en el siglo XXI una tentadora e infausta arma de seducción.

Los filósofos más eruditos han dedicado extensos ensayos a la fatal predisposición humana a la mentira, a pesar de que tenga las piernas cortas como dice un refrán y de que la Biblia dedique numerosos versículos a advertir a sus fieles del engaño. Por no hablar de la multiplicidad infinita de derechos humanos que la repelen y exhortan a la verdad. Sin embargo, la mentira, como Don Giovanni, siempre encuentra alguna víctima.

El arquetipo de Don Juan, un hombre cuyo oficio y beneficio es meramente engañar, existía ya en la mitología popular mucho antes de que la literatura lo convirtiera en un personaje recurrente, y aún antes, y después, de que Mozart estrenara su ópera el 29 de octubre de 1787 en el Teatro Nacional de Praga con gran éxito de crítica y público.

Donjuanes también fueron: “El infamador” de Juan de la Cueva; “El Hércules de Ocaña” de Luis Vélez de Guevara; “El burlador de Sevilla y convidado de piedra” de Tirso de Molina, que inspiraría el libreto de Da ponte; “Don Giovanni Tenorio e Il servitore di due padroni” de Carlo Goldoni; “Dom Juan ou le Festin de Pierre” de Molière; el Velmont de “Las amistades peligrosas” de Choderlos de Laclos y Don Juan Tenorio de Zorrilla, por nombrar sólo unos títulos.

La obra que presenta la ABAO narra el drama con tintes de burla de las últimas 24 horas del libertino Don Giovanni, encarnado aquí por el barítono británico Simon Keenlysid. Junto a él, se ha reunido un destacado elenco: la soprano canaria Davinia Rodríguez en el papel de Doña Anna, el bajo menorquín Simón Orfila quien da vida a Leporello, la soprano italiana Serena Farnocchia como Doña Elvira, el tenor navarro José Luis Sola que interpreta a Don Ottavio, la soprano donostiarra Miren Urbieta-Vega que hace de Zerlina, Giovanni Romeo en el papel de Masetto y Gianluca Buratto que actúa como Comendador.

Esta apasionada y popular ópera, pesimista pero lúcida, considerada como una de las más importantes de la historia y de las más aplaudidas de su compositor, tiene una importante reflexión social. La propia apertura resultó muy revolucionaria para la época, ya que la ópera no abre con sus protagonistas principales, sino con Leporello, fiel sirviente de Don Giovanni, que maldice su situación y expresa su impotencia ante la conducta corrupta de su amo.

En un sentido más optimista, la energía destructiva que ejerce Don Giovanni en las mujeres a las que engaña y en los hombres a los que reta, únicamente permanece mientras dura el engaño; en cuanto la mentira es descubierta, el burlador pierde su poder de seducción. Y la soledad en la que queda resulta a la postre poco envidiable. Ante el desprecio de Don Giovanni por las normas escritas y no escritas poco puede hacer quien tiene un alma humana, sólo una fuerza superior podrá retarlo.

Con ambientación de época y un vestuario clásico y suntuoso, firmado por Claire Mitchel, el Don Giovanni que se presenta en el Euskalduna de Bilbao es una producción del Palacio de las Artes de Valencia y cuenta con la dirección escénica, la escenografía y la iluminación del brillante Jonathan Miller. La puesta en escena en Bilbao la dirige Allex Aguilera e incluye cuarenta coralistas, y veinte actores y bailarines sobre las tablas. La dirección musical corre a cargo de la canadiense Kery-Lynn Wilson, al frente de la Euskadiko Orkestra, y también participa en este virtuoso montaje el Coro de Ópera de Bilbao con Boris Dujin al frente.

Caben destacar el aria de entrada de Donna Elvira “Ah! chi mi dice mai“, conocida por su dificultad e interpretación para la soprano; la “Madamina, il catalogo è questo“, una de las más famosas de la ópera, y la que canta Donna Anna, “Or sai chi l´onore” en el primer acto. Así como las celebradas arias del segundo acto,  la elegante aria “Il mio tesoro intanto“, que canta el tenor que da vida a Don Ottavio, y el aria de Donna Elvira, “Mi tradì quellalma ingrata“. Sin olvidar, el trio entre Donna Elvira, Don Giovanni y Leporello.

Susana Santolaria de Castro

GAZTEAM: TE GUSTA LA ÓPERA, PERO AÚN NO LO SABES
El esfuerzo que supone poner una ópera en pie, la cantidad de personas que se involucran en una producción de esta magnitud, obliga a llenar el teatro, no sólo de devotos clásicos de la lírica, también de nuevos públicos que aún no la conocen y tienen la oportunidad de disfrutar de una experiencia insólita.

La iniciativa Gazteam, puesta en marcha por ABAO, quiere impulsar el acercamiento de nuevos públicos a la ópera. Para ello ha eliminando, entre otras, una de las barreras que las personas jóvenes encuentran para asistir a este tipo de representaciones: el precio.

Las personas interesadas sólo tienen que adquirir unas tarjetas con un coste de 10 euros, que permiten el acceso de la comunidad Gazteam a todas las funciones de ABAO a precios muy reducidos.

Se puede optar a dos modalidades de tarjeta: la T25 es para menores de 25 y con ella la entrada cuesta 25 euros; y la T30 es para jóvenes menores de 30 y su entrada cuesta 30 euros.

Las localidades se adquieren el mismo día de la función a partir de las 17.00 horas en las taquillas del Palacio Euskalduna.

Más información:
http://www.gazteamabao.com/

Asimismo, la ABAO cuenta con la aplicación WikiOpps, que abre una nueva forma de comunicarse con el público.